Pros y contras de hacer homeschooling

img_8494

“Sí, yo diría que la madre está calificada y calificada por su mismo Creador para ser la principal agente en el desarrollo de su hijo. El más ferviente deseo de hacerle bien ya está implantado en su corazón, y ¿qué poder puede ser más influyente y estimulante que el amor maternal? Si es el más tierno y al mismo tiempo el más intrépido poder en el sistema entero de la naturaleza.” – Pestalozzi, 1827

Aunque había escuchado del homeschooling, jamás lo imagine como una opción para nuestra familia, “para eso están las escuelas”, pensaba yo.

Nos mudamos a principios de este año a una nueva ciudad y una nueva casa. Tres meses de nacida tenía nuestra pequeña y Angelo dos años y tres meses. Entre vaciar maletas, ordenar cosas, intentar dormir y cuidar de los dos niños todo el día en casa, mandar a nuestro hijo a la escuela parecía la idea más sensata.

Buscamos las opciones de escuelas cerca de casa, y pude observar a detalle cómo es hoy en día el sistema escolar: cada vez más moderno en cuanto a que tienen asignadas horas al día pegados al iPad. El sistema es cada vez más impersonal, como ir por el drive-through y recoger tu paquete de hijos. Además uno de los maestros de Angelo era afeminado, y aunque acordamos con la directora que él no asistiera a las clases con ese maestro, no respetaron nuestra decisión sobre la formación que queremos para nuestro hijo. No teníamos necesidad de pasar por eso, así que decidimos sacarlo del colegio.

Después de todo esto, un buen día llegó una muy querida amiga a mi casa, y me empezó a platicar sobre el homeschooling con tanto entusiasmo, como algo tan natural y como si supiera que yo estaba pasando por una experiencia de inconformidad con los colegios. La verdad es que yo no le había comentado nada de Angelo, sin embargo todo empezó a conectarse y de ser una idea vaga en mi cabeza se convirtió en una excelente opción para nuestra familia.

Mi esposo y yo hablamos y oramos sobre el tema. Parecía una muy buena idea, aunque por supuesto también había muchas dudas. No conocíamos a nadie que hiciera esto y no sabíamos si realmente funcionaba. También nos reunimos con otras mamás que expresaban el mismo deseo de educar a sus hijos en casa y nos pusimos a trabajar: hicimos una lista de pros y contras, pues queríamos tener muy claras las razones por las cuales decidíamos hacer homeschooling y poder hablar claramente y en paz cuando abordáramos el tema.

Puedo compartir algunos de los contras que mencionábamos:

  1. La parte social.
  1. Las piñatas que se perderá por no tener un gran grupo de amigos.
  1. El cansancio físico y emocional de la mami, que se encargaría de ser la maestra.
  1. Un punto muy importante, habrá que luchar por que el tiempo con el esposo no se vea afectado por el cansancio.
  1. El ánimo de la mami, o cuando se enferma.
  1. Pensar que no tengas el nivel educativo o formación para ser maestra.
  1. Que te desesperes y grites.
  1. Todos tus pendientes y actividades los tendrás que hacer junto con tus hijos. No podrás ir tu sola a menos que tengas quien los cuide.
  1. Miedo a que su proceso de reintegración a la escuela sea difícil.

A todos estos contras les veíamos una solución posible. Pero al escribir la lista de Pros…

Pros

  1. El amor con el que son educados. Les comparto un ejemplo que tengo tan presente: Recuerdo a mi madre haciendo flashcards de vocabulario en inglés dibujadas y pintadas por ella y diciéndonos “Lion, ¡roar!” y nosotros alrededor. Me encantaba verla disfrutando tanto enseñarnos cómo ninguna de mis maestras en la escuela. Mis bases de inglés se las debo a ella. Siempre fui a escuelas públicas, no daban inglés ahí y mis padres no podían pagar cursos extras… Pero mi madre hacía flashcards. Ella tomo nuestra formación en sus manos. Mi gran ejemplo a seguir en servicio, entrega y tomar en serio su rol de madre y formadora.
  1. Estas evangelizando a tus hijos. ¡Y a otras mamis a tomar su papel de formadoras muy enserio!
  1. La creatividad de los niños se ve socavada muchas veces por el sistema rígido de las escuelas. Educándolos en casa podrás brindarles ese espacio para que cada uno de los hijos desarrolle su creatividad.
  1. La relación madre-hijos se fortalece enormemente. Valoro mucho la confianza entre padres e hijos para hablar de todo.
  1. Te conviertes en la figura más influyente en la vida de tus hijos.
  1. Estás formando una etapa básica que los guiará toda su vida.
  1. Estás dedicando tu tiempo y vida a las personas que más amas.
  1. Se vuelven mejores amigos de sus hermanos.
  1. Los hermanos mayores aprenden a ser mucho más comprensivos, pacientes y solidarios con los más chicos.
  1. Aprenden a relacionarse con niños que no son de su edad. No como en un salón de clases donde sólo hay niños de su edad.
  1. Estas haciendo de tu maternidad tu carrera profesional y es una satisfacción enorme el poder decir que le invertiste lo mejor de ti y poder ver los frutos cada día. Eso te hace sentir realizada, luchar por sobresalir en tu pequeña empresa.
  2. Practicas el orden y obediencia desde las cosas más sencillas durante todo el día. Y naturalmente aprenden a respetar tu autoridad.
  3. Tú los conoces mejor que nadie y vas viendo sus necesidades. Puedes hacer plan educativo personalizado para cada hijo observando sus gustos, habilidades y dones.
  4. Podemos organizar reuniones con otras familias homeschoolers. Aquí en Monterrey hay una comunidad de homeschoolers, ¡y cada día crece más! Y vivir en comunidad es un gran apoyo en el aspecto social.
  5. Podemos tomar vacaciones en temporada baja, ya que no tenemos que esperar a que los niños salgan de vacaciones de la escuela (este punto en particular le encantó a mi esposo, viajamos seguido por el trabajo de mi esposo y esto nos da libertad para acompañarlo)
  6. Nos ahorraríamos una cantidad anual suficiente para vacacionar toda la familia una semana adicional ¡o más! Los costos aquí son elevados!
  7. Puedes involucrarlos a todos en las labores de casa y aprenden a ser colaboradores en casa y en un futuro en la sociedad. Que mejor que sean enseñados a buscar el bien común y no solo el propio.
  8. Los estás protegiendo en su niñez, su mente, corazón e inocencia.

Por mucho la lista de pros era más larga, y yo anhelaba de corazón llegar a hacer vida todas estas bondades.

Es cierto que entre más sigo leyendo sobre homeschooling, o escuchando testimonios de familias que lo han venido haciendo desde hace años, incluso de padres que sacaron a sus hijos del colegio en etapas avanzadas de primaria o secundaria, más veo que lejos de arrepentirse, gozan de las bendiciones día con día. Incluso he escuchado decir a los mismos jóvenes-adolescentes que están mucho mejor así, mucho más a gusto en casa, que disfrutan más de su tiempo y hacen las cosas que más les gustan. Y verlos agradecidos con sus padres por la decisión que tomaron, me dice mucho.

La verdad no quedaba mucho que pensar. Yo en lo personal estaba sumamente motivada y emocionada por empezar ya.

No cabe duda que uno propone y Dios dispone, y mueve todas las cosas para el bien de quienes le aman. Así me sentí en todo este proceso de discernimiento. Acompañada por mi Dios, apoyada por mi esposo al 100%, por mis padres, por algunos maestros, y amigos muchos.

Ahora digo que ha sido la mejor decisión que hemos tomado para bien de nuestra familia. No me canso de ver cada día como disfruta Angelo de su educación. Veo su cara de sorpresa cuando ve algo nuevo, ¡es estimulante a más no poder! Ver como se autocorrige cuando algo no le salió bien, o toma iniciativa para leer tal o cual cuento y cómo los aprende de memoria. Estoy sorprendida de mis habilidades creativas; me duermo pensando en lo que vamos a aprender al día siguiente y deseando ver la reacción de mis hijos. ¡Simplemente me encanta! sigo trabajando en mi paciencia, orden y manera de priorizar, pero esta aventura me ha hecho vivir cada día con emoción y no me canso de agradecer a Dios por esta oportunidad que me regala de disfrutar a mis hijos al máximo.